Recuerdos de un aficionado

28 03 2008
Por DM

28 de Marzo del 2008

Cuando asistí una noche del año 1987 al estadio Latinoamericano en compañía de unos amigos para presenciar uno de esos memorables duelos que protagonizaban Industriales y el poderoso conjunto pinareño de Vegueros no imaginé que aquel muchacho que entró de relevo con bases llenas y soportó un enorme jonrón del formidable Luis Giraldo Casanova se convertiría en uno de los grandes lanzadores que ha dado el beisbol cubano.

El Duque En La Habana
Hablar de Orlando El Duque Hernández es fácil pero a la vez difícil, catalogado por el propio Casanova como el único lanzador de su tiempo que pensaba. El Duque tuvo que sortear muchos obstáculos para integrar la selección nacional a donde llegó para formar parte de aquel grupo de grandes jugadores que lograron memorables triunfos para Cuba como fue el Mundial de Parma, curiosamente donde debutó internacionalmente.

En la mayor de las Antillas El Duque Hernández tuvo el privilegio de lanzar por la novena que más brillo a dado en la historia de las Series Nacionales, Industriales, conjunto que ha logrado la mayor cantidad de títulos domésticos y contra el que siempre se juega a morir.

Cuando por circunstancias que da la vida, El Duque tuvo que abandonar Cuba, muchos pensaron que había llegado su final, pero otra vez se equivocaron como me ocurrió a mí aquella fatídica noche del 87.

El gran pitcher de los Industriales y del equipo Cuba firmó con los Yanques de Nueva York, el equipo que más Series Mundiales ha ganado y con el que todo el mundo quiere jugar y también vencer

Ardua tarea la que le tocó y de la que salió una vez más victorioso, pues con los Mulos de Manhattan, logró tres anillos de campeón y el reconocimiento necesario para recalar en los Medias Blancas de Chicago que con sus servicios lograron un triunfo que le fue esquivo durante ochenta y siete años. En la actualidad los fanáticos del buen béisbol siguen disfrutando de su arte de lanzar en los Mets de Nueva York donde una vez más pondrá bien en alto la calidad de la pelota cubana.

más artículos sobre Orlando “El Duque” Hernández