Kendry Morales bajado a Triple A

29 04 2008

El día 23 en el artículo Kendry Morales regresa a Las Grandes Ligas, manifestábamos nuestra complacencia con la decisión de subir al cubano de nuevo a las Mayores. Pero la alegría duró poco ya que el pasado fin de semana El club angelino acaba de devolver al antillano a su conjunto de Triple propinando otro golpe más a una promesa que aún puede convertirse en realidad, pero que no acaba de ver la luz al final del túnel.

Morales, de 24 años de edad, fue llamado por Los Angeles el 20 de abril al equipo grande, pero ni siquiera consumió un turno al bate en esta breve estancia.

El cubano, que rompió varios récords en Cuba a tempranísima edad, no ha logrado hacerse de un lugar bajo el sol de la gran carpa, pero no porque exista una confabulación contra él ni un plan macabro para impedirle mostrar su talento, que lo tiene y mucho.

La razón principal por la que Morales ve pasar el tiempo en el dugout se llama Kasey Kotchman. Sencillamente, el inicialista ha puesto mejores números que el cubano, cifras que no se pueden obviar y que le han llevado a batear en el cuarto turno dentro de un equipo dotado de buenos artilleros como Vladimir Guerrero o Garret Anderson.

Kotchman es el tercero en la Liga Americana en porcentaje de slugging con .598 y comparte el liderato de cuadrangulares con seis. Su promedio ofensivo,.329, es el séptimo mejor del joven circuito y sus 16 impulsadas son la segunda mayor cantidad dentro de los Angelinos, sólo por detrás de las 18 de Gary Matthews Jr.

”De la manera en que Kasey está usando el bate, tenemos que buscarle oportunidad de impulsar más carreras”, indicó el piloto de los Angelinos, Mike Scioscia. ”Sabe trabajar los conteos, dirige muy bien la bola para todas las bandas”.

Mientras Kotchman continúe destrozando la pelota así, Morales puede estar seguro de que su carrera no adelantará demasiado, a menos que los Angelinos accedan a canjearlo a un conjunto donde pueda disfrutar de más tiempo de juego.

Eso es lo que sucede cuando los jóvenes jugadores tienen que abrirse paso en organizaciones acostumbradas a gastar dinero para traer talento externo en vez de cultivar el que tienen dentro del sistema de granja.

Los Angelinos -como los Yankees y los Medias Rojas- pertenecen a este tipo de franquicia; mientras que los Marlins y los Rays son del tipo de los que no dudan en darle oportunidades a cantera joven apremiados por necesidades económicas.

Esto es algo que Morales no podía vislumbrar cuando su agente le llevó a firmar con los Angelinos -por $6 millones, eso sí, y un bono de $3 millones por el compromiso con el equipo.

Pero a largo plazo esa decisión podría no ser la mejor. Para demostrarlo está el caso de Miguel Cabrera, quien firmó por mucho menos, y que ahora recogió los frutos de su tiempo con los peces: más de $150 millones con los Tigres de Detroit.

El tiempo dirá si Morales podrá algún día firmar un contrato de esta magnitud.



Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: