Noche histórica para el béisbol

24 03 2009

Al margen que el equipo de Japón se proclamó bicampeón del Clásico Mundial de Béisbol al ganar por 5-3, en 10 entradas, a Corea del Sur, la nota dominante al concluir el partido era de satisfacción por el gran espectáculo deportivo que se había vivido en el Dodger Stadium.

Tanto los jugadores del equipo campeón, como los perdedores, reconocieron que ambos habían sido los mejores del torneo y que al final el mayor beneficiado fue el propio deporte del béisbol.

Lo mismo pensó el comisionado del béisbol de las Grandes Ligas, Bud Selig, quien dijo que lo vivido en el Dodger Stadium era lo que había soñado cuando comenzó a desarrollar el proyecto del Clásico Mundial.

No se podía dar más intensidad en un partido de béisbol desde hace mucho tiempo”, declaró Selig después de haber presenciado cuatro horas de acción y 10 entradas de excelente béisbol. “Fue algo increíble y realmente extraordinario“.

Del lado de los campeones, el abridor Daisuke Matsuzaka (3-0), que ganó también por segunda vez consecutiva el premio de Jugador Más Valioso (MVP) del torneo, reconoció que no se esperaba la distinción porque su compañero Ichiro Suzuki también se lo mereció tras ser el mejor del partido.

En los tres últimos años, Matsuzaka ha ganado dos títulos del Clásico Mundial, dos premios de MVP, y también la Serie Mundial del 2007 con su actual equipo en las Grandes Ligas, los Medias Rojas de Boston.

No es algo que cada profesional pueda experimentar”, valoró Matsuzaka, que en el partido de semifinales fue el verdugo de Estados Unidos. “Siento que soy muy afortunado y doy las gracias por el premio, que podía haber ido para otro compañero como Ichiro“.

Pero gracias al trabajo de Matsuzaka, con marca de 3-0 y 2.45 de promedio de efectividad en el torneo que acaba de concluir, Japón pudo llegar a la final y ganar su segundo título consecutivo después de haber logrado el primero en el 2006 al vencer por 10-6 a Cuba, en la final.

Matsuzaka (6-0) mantiene el invicto en las dos participaciones que ha tenido en el Clásico Mundial y 1.95 de promedio de carreras limpias permitidas.

Hizo un gran trabajo y se mereció de nuevo el premio“, comentó Suzuki, el jardinero de los Marineros de Seattle, que fue el gran héroe del partido de la final, cuando con la pizarra empatada a 3-3 pegó el doble impulsador de las dos carreras del triunfo de Japón.

Creo que el relevista de Corea del Sur (Chang Young Lim), nunca pensó que le iba a batear a las rectas que me estaba tirando“, explicó Suzuki. “Tuve paciencia y lo conseguí“.

Suzuki dijo que haber sido el mejor jugador del último partido y además ser considerado como el héroe de su equipo, eran premios suficientes para sentirse súper feliz.

Aunque la rivalidad entre Japón y Corea del Sur no tiene nada que envidiar a la que se da entre los Yanquis de Nueva York y los Medias Rojas de Boston, los peloteros de ambos equipos nacionales admiten que en el Clásico ambos ayudaron a dar la mejor imagen del deporte del béisbol a través de todo el mundo.

El partido fue el quinto que disputaron ambas novenas en el segunda edición del Clásico que al final ganó Japón por 3-2, pero en la historia del torneo tienen 4-4.

Al margen de cual ha podido ser el resultado final, de lo que no queda ninguna duda es que ambos somos los dos mejores equipos en el mundo“, declaró el abridor estelar de Corea del Sur, Jung Keun Bong, de 28 años, que se fue sin decisión.

Nadie cuestiona la declaración de Bong, que jugó en las Grandes Ligas con los equipos de los Bravos de Atlanta y los Rojos de Cincinnati, porque tanto dentro como fuera del campo las acciones de ambos equipos fueron modélicas.

Japón y Corea del Sur fueron los equipos que llegaron al torneo mejor preparados, porque se entrenaron más duro y por más tiempo que el resto de los equipos.

Antes de cada partido salían para entrenar y calentar en los jardines, lo que les daba ventaja porque además se mostraban como equipo para conseguir la victoria.

Los resultados no han dejado ninguna duda de la efectividad de su trabajo, primero los surcoreanos ganaron la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y Japón repitió título en el Clásico.

El béisbol asiático ha surgido para estar ya presente con protagonismo en la escena mundial y en la segunda edición del Clásico, primero retiraron de escena a Cuba, que en el 2006 había alcanzado la final, y luego hicieron lo propio con Venezuela y Estados Unidos.

Todos ellos tendrán que verse más de una vez el vídeo del partido de la final que disputaron Japón y Corea del Sur para que cuando llegue el 2013, fecha programada de la tercera edición del Clásico Mundial, hayan aprendido la gran lección que recibieron.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: